08/10/2018
PRESENTACIÓN DE FRANCISCO ÁLVAREZ-CASCOS A ACACIO RODRÍGUEZ
""ESTAMPAS VISUALES Y ECONÓMICAS DEL REINO ASTURLEONÉS. DE COVADONGA (718) A LAS CORTES DE LEÓN (1.188)""



PRESENTACIÓN DE ACACIO RODRÍGUEZ

 

Por Francisco Álvarez-Cascos

 

Señoras y señores; amigas y amigos:

 

El foro de Asturias se siente hoy muy honrado con la presencia en su tribuna, de Acacio Rodríguez, cuya conferencia hace el número 37 de las celebradas desde su creación en 2013, y la séptima del ciclo “Asturias, Centenarios 2018” que organizamos este año para aportar nuestro modesto grano de arena a unas efemérides que no deberían de pasar sin pena ni gloria ni dentro ni fuera de nuestras fronteras.

 

El foro de Asturias es una tribuna que en sus cinco años cumplidos de actividad ha dado voz y ha promovido coloquios sobre muy diversos temas culturales, científicos y políticos que están de actualidad en España y en Asturias. Para contribuir a las efemérides de los Centenarios, e ilustrarnos sobre la economía de la época, hoy tiene la palabra un singular coleccionista, el ingeniero Acacio Rodríguez, que ha elegido para su conferencia un título sorprendente, “Estampas visuales y Económicas del Reino Astur-Leonés. De Covadonga (718) a las Cortes de León (1188)”, que ilustrará con las imágenes inéditas de su propia colección de monedas históricas.

 

Nuestro conferenciante es un leonés enamorado de su tierra, natural de Robles de la Valcueva, un pueblo precioso enclavado en plena montaña, entre La Robla y Boñar. Es hijo de un matrimonio minero, cuya educación estuvo marcada singularmente por el privilegio de ser nieto de los maestros del pueblo, en quienes sus padres delegaron la formación del personaje inquieto al que desde chiquillo interesaron las máquinas y los artilugios. Su abuela Encarnación fue quien se ocupó del niño y le dio una educación que se podría llamar “victoriana”, resumida en el lema “rectitud y bondad” para forjar una personalidad que hoy combina el mejor espíritu renacentista con un gran conocimiento de la ingeniería moderna. Cuentan sus colaboradores cercanos que, cuando Acacio improvisa poemillas en las reuniones, suele recordar con cariño, frecuentemente, que en su infancia, gracias a su abuela, estaban muy presentes las humanidades y, de manera especial, la poesía clásica más variada, desde el renacimiento italiano de Petrarca hasta la mística española de Santa Teresa y San Juan. Su abuela Encarnación era natural de Cerulleda en el concejo de Valdeluguero (como otro leonés célebre, Ildefonso Fierro), un concejo de la montaña leonesa, fronterizo con Asturias, por donde cruza la calzada romana de acceso al Principado por el Puerto de Vegarada. No resulta nada extraño que fueran precisamente romanas las dos primeras monedas que Encarnación le regaló a su nieto para comenzar la colección: una del emperador Trajano, nacido en Itálica; y otra de Galba, el que creó la Legio VII Gemina, que gobernaba Hispania cuando fue proclamado emperador en Clunia, y que aquí en Hispania, ya como emperador, acuñó monedas que sin duda fueron la semilla de la curiosidad de nuestro conferenciante

 

Esta afición al coleccionismo despegó hace treinta años, en tiempos de sus responsabilidades al frente de Pegaso, durante un viaje a EE.UU. cuando en Texas un americano le hizo algunas preguntas sobre los leones y las columnas de Hércules que sostienen el lema “Plus Ultra” y que aparecen en la antigua moneda de un real de a 8, o dólar español, que es la que inspiró el símbolo del dólar americano. Las preguntas despertaron la curiosidad investigadora del propio Acacio que hizo crecer exponencialmente su afición al coleccionismo numismático y le empujo a frecuentar las visitas dominicales al Rastro madrileño en busca monedas de la Hispania romana, de Asturias y de León.

 

Rápidamente, aquel comprador de monedas empezó a ser conocido como “el de León” y los anticuarios le llamaban cuando aparecía una pieza para ofrecérsela. Así fue creciendo la colección que desde hace unos años comenzó a ser expertizada por el profesor José Mª de Francisco Olmos, del Departamento de Ciencias y Técnicas Historiográficas de la Universidad Complutense de Madrid, especialista en Historia Medieval y en Numismática.

 

El inolvidable Claudio Sánchez Albornoz nos relata con su proverbial minuciosidad en su delicioso libro “Estampas de la vida en León hace 1000 años” que “los reyes leoneses no acuñan numerario …….. circulan monedas del pueblo hispanomusulmán, con que comercia el Reino, y a la par las viejas piezas galicanas o romanas que alza el arado de la tierra a cada paso ….”. Los astures tampoco, lo que hace que en los más de 300 años transcurridos entre los reinados de Pelayo y de Fernando I no se acuñaran monedas propias, hasta que Alfonso VI recuperó en Toledo la costumbre de acuñar moneda propia. Por eso subraya Sánchez Albornoz que en el Reino Asturleonés “con frecuencia se acude al trueque directo de objetos por objetos” con “el modio de trigo, como también la oveja, valor equivalente al sueldo”.

 

Los asistentes a la conferencia avilesina del arqueólogo Ivan Muñiz -seguida por una visita anteayer al yacimiento recordarán la noticia de la aparición en el Castillo de Gauzón (en Raíces) de una moneda visigoda de oro, un triente con la efigie del rey Recaredo, acuñada en Zaragoza en el siglo VI y utilizada como objeto ornamental.

 

Es un hecho aceptado que la economía basada en la moneda y su crecimiento tuvo mucho que ver con la expansión del Imperio Romano.

 

Por eso no resulta extraño el interés que despertaron en Acacio Rodríguez los vínculos del Reino Asturleonés con los orígenes de Hispania y sus nexos a través del puente de la España visigoda que fue cultural y legalmente continuadora de la Hispania Romana. La afición al coleccionismo de monedas de aquella época histórica se convierte así en un perfecto hilo conductor a modo de guion del interés de Acacio Rodríguez por la indagación histórica sobre la economía del Reino asturleonés.

 

No es ningún secreto que Acacio Rodríguez es también el promotor del proyecto de levantar en León por suscripción popular un monumento al rey Alfonso IX, el último rey de León, reconquistador de Extremadura, fundador de la Universidad de Salamanca y convocante de las primeras Cortes de 1188 que, como reconoció la UNESCO en 2013, son «el testimonio documental más antiguo del sistema parlamentario europeo» en Europa. Merece la pena que desde Asturias nos sumemos todos activamente a su iniciativa.

 

Les invito a Vds. a hacerlo, por lo menos con el mismo entusiasmo con el que Acacio Rodríguez aceptó participar hoy en Oviedo en este Programa de “Asturias, Centenarios 2018” con su conferencia por la que le estamos todos muy agradecidos.

 

Desde hace un año, Acacio Rodríguez es Presidente de la empresa española más antigua de las cotizadas en el IBEX español. Además de nuestro agradecimiento, le deseo mucho éxito en el renacimiento de la empresa y en la reconquista de su cartera de trabajo, por el interés de todos los asturianos.

 

 



Compartir noticia por email
Imprimir noticia



C/ Pepe Cosmen Nº 1. 33001 Oviedo.
985202745. Fax 985223554.
 Foro Asturias